Patrones de almendro: pie franco vs. pie híbrido

patrones de almendro-franco-hibridoTradicionalmente el cultivo del almendro se ha limitado a las zonas más secas y con los suelos más pobres, cultivo que era posible mediante el empleo patrones francos, de semilla. Iniciamente estos portainjertos provenían de almendra amarga, los cuales fueron sustituyendose por los de almendra dulce, por ser bastante más homogéneos.  En España la variedad dulce empleada para patrón franco suele ser el almendro Garrigues, por tener un buen vigor y un sistema radicular de calidad, y de forma anecdótica, la variedad Atocha. En California la variedad más empleada para tal fin ha sido Texas.

En la década de los 70, los híbridos de melocotonero x almendro (Prunus persica x Prunus amygdalus) empezaron a ser conocidos en nuestro pais, de manera que a día de hoy en la elección de un patrón de almendro se puede optar por el franco de semilla o por los híbridos, y dentro de estos últimos hay dos principales: el GF-677 y GxN-15 (Garnem).

La presencia de almendros injertados sobre diferentes pies de ciruelo es testimonial, empleandose este patrón en suelos encharcadizos donde otros se pudren. Si se dan esas condiciones de suelo, la recomendación es no plantar almendros.

 

Patrón franco

 

Como ventajas principales de este portainjertos cabe señalar su alta resistencia a la clorosis férrica así como a la sequía, con una excelente afinidad con todas las variedades de almendro.

Su sistema radicular es potente, excava profundo, lo que además de hacerlo resistente a la sequía lo dota de un excelente anclaje al terreno , siendo muy difícil que se tumbe ningun ejemplar adulto a causa del viento.

Como puntos negativos indicar que requiere de una aireación y una permeabilidad del terreno total, dado que es muy sensible a asfixia radicluar y del cuello, y a la podredumbre de raices.

De emplearse este patrón en regadío, los suelos deberán tener una buena permeabildad y no se deberá mojar directamente el tronco de forma habitual.

 

Híbridos (GF-677 y GxN-15)

 

Su resistencia a la clorosis férrica es muy alta, aunque algo menos que el pie franco, no obstante soporta sin problemas hasta un 18% o más de caliza activa en suelos francos y arenosos, y un 13% en arcillosos.

El híbrido tiene un comportamiento respecto al franco superior en casi todo, confiriendo un mayor vigor a la variedad (sobre un 20% más) y dando unas producciones superiores. 

  • GF-677: de origen francés (INRA, Burdeos), es sensible a nematodos agalladores (Meloidogyne). A finales de los 80, CSIC-Aula Dei en Zaragoza obtuvieron su propio híbrido a partir de variedades autóctonas, sería el ADAFUEL.

  • GxN-15 (Garnem): obtenido por el CITA de Aragón por el cruzamiento de almendro Garfí x melocotonero Nemared,  posee características similares a GF-677 pero hereda la tolerancia a nematodos y la coloración púrpura de su progenitor Nemaguard. Por su tolerancia a dichos nematodos es el único recomendado en replantaciones.

 

 La tendencia actual respecto a los patrones de almendro es la siguiente: 

Con las necesidades de agua del cultivo cubiertas, 500 mm de agua de lluvia más un riego de 250 mm, el almendro, la decisión es clara (sin tener en cuanta otros aspectos particulares de cada caso), y responde al empleo de patrones de almendro híbridos, porque son más productivos. El GxN-15 (Garnem) por ser tolerante a nematodos, cada año va ganando terreno al GF-677, que continua en la oferta viverística por ser el más conocido más que por otra cosa. Vemos que con buenas condiciones hídricas la balanza está a favor de los pies híbridos. En secanos frescos con 400-500 mm, sería un tema a debatir ¿pero qué ocurre en secanos extremos?

Numerosas plantaciones de almendro continuan realizándose en secanos sin la posibilidad de implantar un sistema de riego, con precipitaciones de 250 mm, como en algunas comarcas murcianas, por ejemplo. En estas zonas, el pie franco es un patrón que muchos agricultores no han dejado de emplear pues les da una mayor confianza, ya que al cabo de unos años han visto caer la mayoría de los pies híbridos que plantaron, y perdurar los francos.

La bibliografía señala  que el patrón híbrido es superior al franco tanto en regadío como en secano, pero a pesar de que ambos son resistentes a la sequía, una diferencia según mi opinión, que puede estar equivocada, radica en que al inducir el híbrido un mayor desarrollo en la variedad, al fin y al cabo, tenemos árboles más grandes, que necesitan más alimento y sobre todo más agua. Si para colmo escogemos este portainjertos sobre variedades de almendro vigorosas de por sí, y realizamos la plantación en un terreno rico en nutrientes, bien nitrogenado, y demás, vamos a necesitar cantidades industriales de agua y al cabo de unos años la plantación se va a secar.

 

Polinizadores más adecuados en peral según variedad

Tabla variedades-polinizadores peralLa mayoría de variedades de peral presentan un alto porcentaje de autoesterilidad, lo que significa que cuando una variedad de peral se autopoliniza, el porcentaje de flores que dan lugar a fruto es muy bajo. Porcentajes inferiores al 5% se dan en muchas variedades como por ejemplo Ercolini o Peral de Roma, mientras que otras pocas variedades como la Conferencia, se consideran parcialmente autofértiles.

La tendencia de los últimos años ha sido que la superficie destinada al cultivo del peral ha descendido ostensiblemente. Muchas fincas se han abandonado por los bajos rendimientos obtenidos, siendo una de las causas más importantes el tema que nos atañe en este artículo; la mala polinización. Muchas de estas fincas eran plantaciones monovarietales con niveles de cuajado de fruto muy bajos a causa de la importante autoesterilidad existente, como ha ocurrido con la variedad Blanquilla (Agua de Aranjuez) que hace 10 años era la más cultivada en España (ahora es Conferencia). La forma de proceder para aumentar la baja producción, era la de emplear ácido giberélico (GA3) a caída de pétalos, con la intención de inducir la formación de frutos partenocárpicos (frutos formados sin necesidad de polinización).

La recomendación a día de hoy es la de diseñar plantaciones donde se emplean polinizadores en una proporción de al menos un 10%, que es la mejor forma de garantizar una correcta fecundación. Estos polinizadores deben coincidir en época de floración con la variedad polinizadora, así como ser ambas variedades intercompatibles. En la siguiente tabla se muestran una serie de polinizadores recomendados en función de la variedad de peral. Vemos que para el caso del peral Conferencia, se emplean normalmente las variedades Willliams o Red Bartlett, además de otras posibilidades.

 

Tabla 1. Polinizadores recomendados según variedad de peral.

Variedad cultivada  Polinizador recomendado 
Abate Fetel  William’s, Mantecosa Hardy, Buena Luisa, Conferencia, Buena Luisa, Ercolini, Precoz Morettini, Bartlett 
Blanquilla (Agua de Aranjuez)  Castell, Buena Luisa, Azúcar Verde, Ercolini, Tosca, Etrusca, Magallón (Leonardeta) 
Buena Luisa de Arvanches  Ercolini, Blanquilla, Mantecosa Hardy, Abate Fetel, Conferencia, Decana Comicio, Passa Crassana 
Castell  Ercolini, Blanquilla, William’s, Precoz Morettini 
Conferencia  Parcialmente autofértil, mejora con William’s, Bartlett, Limonera. 
Decana Comicio (Comice)  William’s, Bartlett, Mantecosa Hardy, Buena Luisa, Conferencia, Passa Crassana 
Ercolini  Castell, William’s, Bartlett, Buena Luisa, Magallón (Leonardeta) 
Etrusca  Abate Fetel, Ercolini, Precoz Morettini, Alexandrine Drouillard, Buena Luisa, Magallón 
Limonera  Ercolini, Bartlett, Mantecosa, William’s, Conferencia, Decana Comicio 
Max Red Barlett  Ercolini, Limonera, Mantecosa Hardy, Conferencia, Packham, Decana Comicio, Passa Crassana 
Manteca Hardy  Limonera, William’s, Bartlett, Buena Luisa, Conferencia, Decana Comicio, Passa Crassana 
Mantecosa precoz Morettini  Ercolini, Mantecosa Hardy, Passa crassana 
Packham Triumph  William’s, Bartlett, Conferencia, Decana Comicio 
Passa Crassana  William’s, Bartlett, Mantecosa Hardy, Buena Luisa, Packham Triumph, Decana Comicio 
Roma  Castell, Ercolini, Blanquilla, Mantecosa Hardy, Buena Luisa, Abate Fetel, Packham Triumph, Passa Crassana 
Tosca  Mantecosa Hardy, Precoz Morettini 
William’s  Ercolini, Mantecosa Hardy, Conferencia, Packham  Triumph, Decana Comicio, Passa Crassana 

 

Por supuesto, esta tabla y las de otras especies están en continua actualización por lo que se aceptan sugerencias o cualquier otro dato contrastado con el fin de ampliar la información ofrecida.

Para terminar, la siguiente tabla muestra la incompatibilidad entre variedades de peral. Tomando como ejemplo Ercolini, vemos que es incompatible con Blanquilla, Precoz Morettini, Abate Fetel y Tosca.

 

tabla alelos incompatibilidad peral

 

Aclarar que este artículo está enfocado desde el punto de vista de una plantación profesional, de manera que cuando se dice que Blanquilla de Aranjuez tenía una pésima producción, hablamos a un nivel comercial, para obtener unos beneficios económicos. Desde el punto de vista del aficionado a la jardinería, el cliente que nos llame para comprar un peral y nos pregunte si Conferencia o Williams es autofértil o Blanquilla es autoestéril, le aclararemos que la mayoría de variedades no son ni estrictamente autofértiles ni tampoco totalmente autoestériles, sino que hay distintos porcentajes de autofertilidad en función de la variedad y que casi siempre con una sola variedad se puede obtener fruta más que suficiente a nivel de huerto.

 

Cálculo de las horas frío de los frutales

calculo horas frio frutalesEstamos en otoño, los frutales van a empezar a perder sus hojas pronto y se acerca el momento de realizar las plantaciones. Un aspecto importantísimo a la hora de diseñar una plantación de frutales es la necesidad de horas frío (HF), puesto que si estas son inferiores a las requeridas por el cultivo obtendremos un fracaso total.

Los frutales de hoja caduca entran en fase de reposo con el acortamiento de los días y la llegada del frío, y durante todo el invierno van acumulando una cantidad de horas de frío. Cuando la planta ha recibido el frío suficiente, entiende que se aproxima un clima más benigno y entonces brota y florece, mecanismo conocido como vernalización.

En definitiva, las horas frío son la acumulación de horas por debajo de 7ºC, siendo cada hora de frío una hora por debajo de esa temperatura. La suma de todas ellas permite salir del reposo invernal al frutal, teniendo cada especie y variedad unas necesidades específicas.

 

Factores que pueden afectar a la acumulación de horas frío:

- Veranos muy cálidos retrasan la entrada en reposo de la planta, las hojas caen más tarde, requiriendo posteriormente acumular más horas frío para la salida de la dormancia.

- Inviernos poco fríos se traducen en que la planta no entra en reposo, lo hace más tarde, o durante menos tiempo del requerido, gastando parte de las reservas energéticas, que luego va a necesitar, en la floración y brotación.

- En sentido inverso, con otoños fríos se consigue un adelanto del reposo, cuanto antes se produce la defoliación, antes sale del reposo.

 

¿Que ocurre cuando un frutal no recibe las suficientes horas frío?

Los síntomas los observaremos en la brotación y en la floración. Si advertimos un retraso de la brotación, que algunas yemas vegetativas fallan o se caen (común en albaricoquero) y, en general, que el árbol sufre un crecimiento irregular y a veces más vertical, posiblemente estemos ante una falta de frío y el inicio de nuestros problemas.

La floración se retrasa igualmente y se prolonga en el tiempo más de lo habitual, siendo menor el número de yemas de flor y apareciendo incluso flores deformadas. Estamos ante una floración escasa, apreciable a simple vista.
Si, a pesar de lo anterior, observamos frutos que han conseguido cuajar, estos caen prematuramente por falta de nutrientes necesarios para su crecimiento. Los que finalmente se cosechan, son de calibre y calidad inferior, con poco color y firmeza.

Todo esto provoca, como es de esperar, una disminución muy importante rendimiento de la producción, proporcional a la falta de horas frío recibidas.

 

Cálculo de las horas frío.

 En primer lugar debemos acceder al histórico de temperaturas de la zona donde vamos a establecer el cultivo, fijándonos en la suma de horas frío de cada año, cuantos más años tomemos mejor.
Estos datos son publicados por el órgano competente de cada región y normalmente se pueden consultar a través de internet. Algunos ejemplos son:

Comunidad Valenciana http://riegos.ivia.es/calculo-de-horas-frio

Murcia http://siam.imida.es/apex/f?p=101:59:1232137711283843

Extremadura http://sw-aperos.juntaex.es/redarex/

 Con toda esta información disponible en la red, cada vez se emplean menos una serie de fórmulas matemáticas que dan una aproximación en función de las temperaturas mensuales.

La acumulación de horas frío se calcula desde la caída del 50% de las hojas, lo que viene a ser a principios de noviembre, hasta unos días antes del desborre de yemas, normalmente a mitad de febrero en zonas templadas (+ 15 d si se trata de zonas frías y -15 d en caso de zonas cálidas).

 

grafico horas frio frutales

 

El dato obtenido lo comparamos con la cantidad de horas frío de la especie que queremos plantar. Dentro de cada especie, hay variedades con importantes variaciones, y en Agrologica vamos a ir publicando los datos que disponemos a nivel de variedad. En el cerezo, la variedad “Early Bigi” requiere de la mitad de horas que una variedad tardía tradicional. En zonas cálidas murcianas el ciruelo japonés se comporta mejor que el europeo al requerir menos horas frío.

 

Medidas a tomar en caso de falta de horas frío

La elección varietal es lo más importante, pero si con todo esto, existe una falta de horas frío, podemos tomar algunas medidas:

Hasta 2010 se empleaba la cianamida de hidrógeno (nombre comercial Dormex), que servía para inducir esas 100-200 horas frío que muchas veces faltaban. Estos tratamientos se realizaban cuando el árbol había recibido más de la mitad de las horas de frío necesarias, lo cual para hacerlo bien se iban mirando la acumulación de horas frío semanalmente. Si no se disponía de estos datos la época venía a ser sobre mes y medio a dos meses antes de la floración.
A día de hoy dicha sustancia está prohibida, y ha sido sustituida por productos a base de calcio o nitrógeno que ayudan a romper el reposo invernal.

Todas las operaciones cuyo fin sea adelantar la caída de hoja, como la defoliación química o el sombreo de la planta empleando agua con cal en aspersión, adelantan la dormancia.
Algunos frutales, si se podan pronto, el periodo de reposo termina antes.
Si dejamos de regar una vez cosechada la fruta, conseguimos el mismo fin.
En días muy calurosos, si mojamos las yemas, estas se enfrían y evitamos que el calor retrase el reposo.

Estas medidas consiguen una entrada en reposo más rápida y, en definitiva, una floración más precoz, pero por otro lado aumenta el riesgo de daños por heladas, si se dan heladas tardías en nuestra zona.

 

Calendario de floración de las principales variedades comerciales de almendro

Calendario floracion almendroLa época de floración de los frutales y en este caso del almendro, depende de las horas frío y de los grados hora de calor que haya recibido la planta durante el invierno. En general, esta especie exige en torno a 330 y 500 horas de frío para florecer, en función de la variedad.

El almendro es el frutal que antes florece, por lo que el riesgo de heladas es mayor, de ahí que uno de los objetivos en la investigación  de nuevas variedades haya sido el de obtener variedades de floración tardía.

Estas variedades tardías son precisamente tardías por requerir muchas horas de frio, de calor, o ambas cosas. Si comparamos la variedad más temprana de la tabla (Desmayo Largueta), con la más tardía (Mardía), vemos que en cuanto a horas de frío, la primera requiere de 428 horas, por 503 de Mardía. No es una diferencia exagerada, pero si a esto sumamos los grados de calor que la planta debe acumular para su floración, Mardía requiere casi del doble (10200), que Largueta (5400), lo que en la práctica supone florecer dos meses más tarde.

En el caso de las variedades de almendro, los organismos públicos obtentores suelen mostrar el calendario de floración únicamente de sus variedades, a veces comparando con guara, ferraduel u otra variedad como referencia. Al final hay una serie de calendarios, cada uno fruto de ensayos en una zona distinta, lugares con climas tan dispares como Zaragoza, Lérida o Murcia, pero existen muy pocos calendarios que agrupen la floración de todas estas variedades en una misma zona.

El gráfico siguiente (se puede ver y guardar a tamaño completo haciendo click sobre la imagen) recopila datos sobre la época de floración den el sureste español, de las principales variedades de almendro (Prunus amygdalus) cultivadas actualmente. Se ordena por fecha, desde floración temprana, media estación, y tardía, a muy tardía, en cuatro colores distintos.

Para su elaboración se han consultado datos propios de varios años, así como de publicaciones oficiales, y finalmente, y en el caso de variedades modernas, se han comparado con los datos de los obtentores, extrapolados mediante varios cálculos al sureste peninsular, para lo cual se han tenido en cuenta horas frío y horas de calor de cada año siempre en base a las estaciones climáticas del lugar. Las fechas expuestas en el calendario van a variae en función de las temperaturas de cada año, así como de cada zona en concreto, pudiendo existir perfectamente un mes de diferencia en cuanto a floración entre Lérida y Sevilla, o Zaragoza y Murcia, por ejemplo.

 

calendario floracion variedades comerciales almendro

 

Floración Variedades de almendro
Temprana Desmayo largueta, Ramillete, Carreró, Garrigues, Atocha.
Media Verd, Blanquerna, Pajarera, Doble fina, Marcona, Desmayo rojo,   Rumbeta, Nonpareil.
Tardía Marta, Soleta, Francolí, Antoñeta, Ayles, Belona, Cambra,   Cristomorto, Genco, Glorieta, Guara, Tuono, Pleneta, Freygulio, Masbovera,   Constantí, Vairo, Ferraduel, Ferragnes, Marinada, Lauranne.
Extra tardía Moncayo, Felisia, Tarraco, Penta, Tardona, Mardía.

 
 

Necesidades hídricas de las principales especies frutales

Tabla pluvimetria- especie frutalA la hora de escoger el árbol frutal que queremos plantar hay que saber que cada especie requiere de una cantidad mínima de agua necesaria para que además de sobrevivir pueda dar fruta de calidad.

Conocer la pluviometría de la zona para elegir la especie frutal es vital, especialmente si no van a existir aportes externos de agua en forma de riego. Es muy importante fijarse no solo en las precipitaciones anuales, sino también en la distribución de las lluvias a lo largo de año, que nos marcará el periodo de máxima precipitación, así como el de periodo de sequía.

Según las precipitaciones medias anuales tenemos en España dos zonas:

    – El norte (Galicia, País Vasco, Cantabria), con precipitaciones superiores a los 1000 mm anuales.

    - El resto de la península, con 400-600 mm anuales, incluso menos, 300 mm, en zonas de secano de Murcia y Almería, por ejemplo.

 

Tengamos en cuenta que en el caso de árboles de hoja caduca, como son la mayoría de frutales a excepción de los cítricos, durante el invierno, la cantidad de agua necesaria es muy baja al estar la planta en parada vegetativa, además de que en dicho periodo el suelo normalmente tiene reservas hídricas suficientes. Cuando aumenta la demanda de agua es precisamente tras el invierno con el inicio de la actividad vegetativa y hasta la maduración del fruto,  siendo máxima en los meses de verano, momento en el que aumenta la evapotranspiración a la vez que las precipitaciones son muy bajas. En casos de falta de agua en los que tenemos un periodo de sequía claro, escogeremos variedades tempranas que maduren cuanto antes. En este contexto, es de esperar que un melocotón Catherine que se recolecta en la primera quincena de julio requiera de menos agua que un Calanda, que se recolecta a mediados de septiembre.

Otros factores que hacen que un frutal requiera de más agua son: el calibre del fruto, el vigor del árbol y la producción. Evidentemente, las variedades de fruto de menor calibre requieren de menos agua para engordar el fruto. Por otro lado, en condiciones de escasez de agua optaremos por variedades menos vigorosas y que no sean especialmente productivas, así al haber menos fruto, cada uno de ellos recibirá más agua.

Hay diversos patrones, con sistemas radiculares más o menos potentes y que inducen distintas características a la variedad injertada, como rusticidad, precocidad, vigor, resistencia a enfermedades, etc. Un melocotonero injertado sobre ciruelo necesitará más agua que si se injerta sobre almendro, que tiene un sistema radical mucho más potente, pero un almendro injertado sobre almendro (franco) plantado en el norte de España sufrirá de asfixia radicular con mayor facilidad que injertado sobre ciruelo. Cuidado con esto, porque regar en  secano, se riega fácilmente, pero evitar que llueva es imposible.

Tanto para plantaciones comerciales como a nivel de pequeño huerto, lo mejor es contactar con un técnico o viverista, porque cada año salen nuevas variedades y patrones, que se adaptan a un sinfín de situaciones. Agrologica dispone de una amplia gama variedades frutales, sobre los que podéis pedir presupuesto y asesoramiento sobre la elección varietal y la combinación de portainjertos (Publicidad).

No debemos olvidar que la lluvia puede también puede acarrear efectos negativos que hay que prever, evitando en la medida de lo posible que las lluvias coincidan con dos periodos fundamentales: polinización-cuajado y maduración-recolección. Una lluvia caída sobre cerezo en el momento de la recolección supone el rajado de los frutos (cracking), hecho que se agrava con las variedades tempranas (Cristobalina, Primulat, Burlat, Early Bigi,…), especialmente si están plantadas a bajas altitudes. Por otro lado, más lluvia significa más humedad, y con ello más hongos, aumentando la frecuencia de los tratamientos fitosanitarios, que si estamos próximos a la recolección muchas veces ni podremos dar. Por otro lado, lluvias más o menos intensas durante la madurez de la fruta, provocan de forma general caída de frutos, especialmente en especies de fruto grande, como el melocotón.

 

La siguiente tabla recoge las necesidades de agua de los distintos cultivos frutales expresadas en mm anuales. Recordemos que un milímetro de agua equivale a 1 L/m2. Los cultivos están ordenados en función de su resistencia a la sequía.

 

Pluviometría   (mm) Especie frutal
Frutales resistentes a la sequia válidos para secano
150-200 Tapenera
200-300 Chumbera
300 Olivo para aceite
300-350 Pistachero
350 Almendro
350 Vid de vinificación
350 Cerezo, albaricoquero y melocotonero tempranos
350 Albaricoquero temprano
350 Melocotonero temprano
350 Ciruelo temprano
400-600 Higuera
450-600 Nispero
500 Algarrobo
   
Frutales tolerantes a la sequía. Se recomienda dar riego de apoyo
450 Uva de mesa
450-650 Jinjolero (azufaifo)
500 Olivo de verdeo
500-600 Cerezo, albaricoquero y melocotonero
500-600 Peral y manzano
500-650 Granado
600 Caqui
600-800 Grosellero
650 Membrillero
700 Nogal
700 mango
Frutales sensibles a la sequía, que precisan de riego obligatorio
750 Cerezo, albaricoquero y melocotonero tardíos
750 Peral y manzano tardíos
750 Aguacate
750 Chirimoyo
800-1300 Zarzamora
900-1200 Cítricos
1000-1200 Frambueso
1800 Papaya
2000 Kiwi
2500-3000 Avellano

 

Para terminar, señalar que además del agua, otro condicionante fundamental a la hora de diseñar una plantación frutal es la temperatura (horas de frío, calor, y resistencia a bajas temperaturas), aspecto sobre el cual nos centraremos en próximos artículos.

 

Polinizadores más adecuados en almendro según variedad

Tradicionalmente en nuestro país la polinización ha supuesto un problema en el cultivo del almendro, ya que no se le ha dado la importancia que realmente merece. Para que una plantación de almendros tenga éxito, uno de los factores principales a tener en cuenta es la elección de la variedad o variedades desde el punto de vista de una correcta polinización que asegure la rentabilidad del cultivo.

Las variedades tradicionales dan almendra de gran calidad, pero son autoincompatibles (o autoestériles), su propio polen no es viable, necesitando el polen de una distinta variedad para poder dar fruta (polinización cruzada). Por este motivo, si optamos por variedades tradicionales, necesariamente escogeremos aquella combinación cuya floración sea lo más cercana posible para conseguir un máximo solape en el tiempo, o bien optaremos por variedades autofértiles o autocompatibles, es decir, que sean capaces de autopolinizarse, pudiendo plantar todos los árboles de la misma variedad (aunque a veces se recomiendan asociaciones aún en variedades autofértiles).

La típica combinación de Desmayo Largueta con Marcona, no deja de ser imperfecta debido a que cuando Desmayo Largueta florece, a Marcona todavía le faltan horas de calor para iniciar la floración, de manera que no hay solape de floraciones y la cosecha se resiente. Un problema añadido es que la mayoría de variedades tradicionales son de floración temprana, por tanto sensibles a heladas.

Desde la década de los ochenta se han ido introduciendo variedades de almendro autofértiles y de floración tardía, que solucionan el problema de la polinización y reducen el riesgo de heladas, como fue en su día la variedad Guara. Los principales centros de investigación españoles (CEBAS de Murcia, IRTA de Cataluña, CITA de Aragón) y extranjeros (INRA de Francia) encaminan sus investigaciones a continuar obteniendo variedades autocompatibles con características mejoradas; resistencia a distintas enfermedades, distintos portes arbóreos (crecimiento erecto o abierto), distintas fechas de maduración, y de floración incluso extra tardía, posibilitando el cultivo del almendro en zonas donde antes era técnicamente imposible. Las principales variedades que se emplean hoy en día, tanto tradicionales como modernas, y sus características en cuanto a polinización, floración y recolección, las hemos tratado de recoger en la tabla siguiente:

 

Variedad   cultivada Polinizador recomendado Floración Maduración
Antoñeta Autofértil Tardía Temprana
Atocha Autoincompatible; otras de floración media a temprana Media-temprana Tardia
Ayles Autofértil Tardía Media
Belona Autofertil Tardía Media
Blanquerna Autofértil Media Temprana
Cambra Autofértil Tardía Temprana
Carrero Autoincompatible; Marcona, y otras de floración media-tardía Media Temprana
Constantí Autofertil, aunque mejora con: Vairo, Glorieta, Francolí,   Guara Tardía Media
Cristomorto Autoincompatible; Glorieta, Cambra y otras de floración tardía Tardía Media
Desmayo largueta Autoincompatible; Ramillete y otras de floración muy temprana Muy temprana Tardía
Desmayo rojo Autoincompatible; otras de floración temprana a muy temprana Media-Temprana Media
Diamar Autofértil Muy tardía Temprana
Doble Fina Autoincompatible; Marcona, Blanquerna y otras de floración media Media Media
Esperanza Autoincompatible; otras de floración temprana Temprana Media
Felisia Autofértil Muy tardía Media
Ferraduel Autoincompatible; Ferragnes, Lauranne, Guara, y otras de   floración tardía Tardía Tardía
Ferragnes Autoincompatible; Ferraduel, Lauranne, Guara, y otras de   floración tardía Tardía Media
Francoli Autoincompatible; Glorieta, Ferragnès y otras de floración   tardía Tardía Media-temp.
Freygulio Autoincompatible; otras de floración tardía Tardía Media
Garrigues Autofertil Media-temprana Media
Genco Autofértil Media-tardía Media
Glorieta Autoincompatible; Masbovera, Francolí, Ferragnes, Cambra y   otras de floración tardía  Tardía Media
Guara Autofértil Tardía Temprana
Jordana Autoincompatible; otras de floración muy temprana Muy temprana Muy temprana
Jordi Autoincompatible; otras de floración temprana Temprana Media
Lauranne Autofertil Tardía Media
Marcona Autoincompatible; Blanquerna, Planeta, Pajarera, Ramillete, Doble fina, Carreró, etc. Media-temprana Media
Mardía Autofertil Muy tardía Temprana
Marinada Autofértil (comun mezclar con Tarraco) Muy Tardía Media
Marta Autofértil Tardía Media
Masbovera Autoincompatible; Glorieta, Francolí, Ferragnes y otras de   floración tardía Tardia Media
Moncayo Autofertil Muy tardía Media
Pajarera Autoincompatible; Blanquerna, Planeta y otras de floración   temprana Temprana Tardía
Penta Autofértil Muy tardía Temprana
Pep de Juneda Autoincompatible; otras de floración temprana Temprana Tardía
Peraleja (Cartagenera) Autoincompatible; otras de floración temprana Temprana Media
Planeta Autoincompatible; Ramillete, Doble Fina y otras de floración   temprana Temprana Temprana
Ramillete Autoincompatible: otras de floración temprana Temprana Temprana
Rof Autoincompatible: otras de floración media Media Temprana
Rumbeta Autoincompatible: otras de floración media Media Temprana
Soleta Autofertil Tardía Media
Tardona Autofertil Muy tardía Media
Tarraco Autoincompatible: Marinada y otras de floración tardía Muy tardía Media
Tuono Autofértil Tardia Media-temp.
Vairo Autofertil (mejora con Constantí, Glorieta, Francolí, Guara) Tardia Temprana
Verd Autoincompatible; otras de floración media Media Media

 

Tras la correcta elección varietal, solo queda una recomendación para conseguir la máxima producción. El polen del almendro es demasiado pesado, por lo que no puede ser transportado por el viento, siendo esta labor de los insectos. Estos insectos son básicamente abejas silvestres, las cuales están cada día más mermadas por causas naturales (el ácaro Avarroa) y por la mano del hombre (uso de pesticidas, especialmente en floración). Por ello es muy recomendable disponer 4-6 colmenas por hectárea.