Injerto de yema: injerto de escudete

 

injerto yema escudete

El injerto de escudete o en T, es un tipo de injerto de yema en el que se separa la corteza del árbol a injertar para introducir una porción de corteza con una yema (escudete) de la variedad deseada.

Época de injerto

Por ser un injerto de corteza se debe realizar en verde, cuando el cambium tiene actividad, en caso contrario la corteza no despegaría adecuadamente. Si el injerto se realiza en primavera, estamos hablando de un injerto a ojo velando o a yema viva, el cual brotará en los días posteriores. Por el contrario, si realizamos el injerto de yema a finales de verano, la yema brotará a la primavera siguiente, tratándose de un injerto a ojo dormido o a yema dormida.

En este caso se realizó el injerto de escudete en el mes de octubre, brotando a la primavera siguiente, siendo por tanto un injerto a yema dormida.

Técnica de injerto

Se realiza una incisión en forma de T en el patrón o portainjertos, y a continuación con la paleta de la navaja se separa la corteza. No es necesario aplicar demasiada presión, al llegar a la madera la corteza debe separar fácilmente.

injerto escudete corte T

A continuación, se realiza el escudete propiamente dicho mediante un corte longitudinal de 3cm, de abajo hacia arriba y alrededor de la yema, y otro en sentido transversal para separar el escudo. En este caso hemos empleado un escudete con madera, la cual ayudará a cicatrizar, mejorando el prendimiento, aunque se puede realizar sin ella (solo con la yema y la corteza).

injerto escudete yema

Tras introducir el escudete en la incisión en forma de T, lo ajustaremos lo máximo posible haciendo ligera presión hacia abajo.

injerto escudete chapa

Después se ata con plástico de injertar comenzando por debajo de la yema. Con dar unas pocas vueltas (2-4) a cada lado de la misma es suficiente, no es necesario realizar vendajes como si de una pierna rota se tratase.

Para rematar el atado, se pasa el extremo final del plástico de injertar por debajo de la última vuelta, en el mismo sentido,  y se tensa. Debe establecerse un contacto íntimo entre el cambium de ambas partes, para ello el atado debe ser firme y el escudete no debe sobresalir por encima de la T (si ocurre, se corta el sobrante, quedando a la misma altura).

injerto escudete plastico injertar

A los 20 días se retiran los plásticos del injerto, se descabeza el patrón por encima del injerto, dejando un tocón donde ataremos el futuro brote, y se reactiva el riego habitual.

brote injerto yema

 

Consideraciones a tener en cuenta

Para el injerto de escudete, y de forma general, para todos los injertos en verde, conviene regar un par de días antes de practicar en injerto. Esto ayuda a que la corteza despegue mejor. Una vez realizado el injerto, procede limitar el riego para evitar un aumento excesivo en la circulación de savia, el cual dificulte el prendimiento del injerto por pudrición de las heridas

Si la corteza no se separa con facilidad se puede deber a que no sea la época correcta y no haya una buena circulación de savia, por falta de agua o por escoger una parte debilitada o dañada del portainjertos.

A la hora de practicar el injerto, es muy importante realizar cortes limpios, con una navaja de injertar que este bien afilada y desinfectada. El cambium es un tejido que posibilita la unión de ambas partes, pero también es una pequeña capa de células que fácilmente se puede llevar uno con los dedos. Por este motivo es muy importante no tocar las incisiones practicadas, cogiendo el escudete por la yema o laterales muy cuidadosamente.

En el proceso de atado, la yema del escudete se puede o no tapar completamente. En cerezo por ejemplo, se debe tener la precaución de dejar descubierto el pitón, es decir, la punta de la yema, la cual puede romperse fácilmente por el tamaño que tiene. En otras ocasiones, al tapar completamente la yema, la goma que el árbol exuda por los cortes practicados llega a ahogar a la yema, impidiendo su brotación.

Para injertos de primavera, resulta conveniente emplear yemas del año anterior, las cuales ya están formadas. Estas se recolectan en forma de varas al final del periodo vegetativo y se reservan en el frigorífico a 4ºC hasta el momento del injerto. En este caso concreto, para la injerta a ojo dormido, se obtuvo la yema y en el mismo momento se injerto. de haber tenido que reinjertar marras en marzo-abril, de no haber conservado madera del año anterior hubiese sido imposible injertar, ya que todavía no habría brotes lo suficientemente desarrollados como para poder obtener los injertos.

Si se realiza el injerto en primavera con yema de la época, se debe cortar la hoja, para reducir la transpiración, manteniendo el peciolo. A los pocos días, este peciolo es el primer indicador del posible prendimiento del injerto: si se seca y cae de forma natural es correcto, si queda arrugado sin desprenderse, es posible que el injerto no haya prendido. Paralelamente, si el escudete comienza a arrugarse significa que tampoco hay prendimiento.

En zonas lluviosas puede resultar adecuado realizar este tipo de injerto bajo la modalidad de T invertida, para reducir el riesgo de entrada de agua en el interior de la incisión.

El injerto de escudete es el equivalente en los injertos de yema al injerto de corona en los injertos de púa, realizándose ambos en verde, separando la corteza. Cuando se injerta en parada vegetativa, se sustituye el injerto de escudete por el injerto de chip, y el de corona por el injerto de hendidura o incrustación, separando en ambos casos la madera del portainjertos.

Artículos relacionados:

Compartir es agradecer: