Control de plagas en una finca de melocotón en producción integrada. Caso real.

Se trata de una finca 15 hectáreas de melocotón en Alicante, cuyo control sanitario se realiza según las bases de la producción integrada.

En este artículo abordaremos  con detalle todos los tratamientos que se han llevado a cabo en la finca, en la cosecha 2011-2012.

Inicialmente, y siempre tras la poda, realizamos el tratamiento de invierno, ampliamente empleado en frutales para reducir ataques posteriores de pulgones, anarsia, araña roja, piojo de San José y varios hongos. Se pulverizó con una mezcla a base de aceite, el insecticida fenoxicarb (aunque hay otros muchos disponibles) y oxicloruro de cobre (fungicida).

 El tratamiento que ha venido siendo necesario hacer en las dos campañas anteriores en la brotación, se adelantó y se aplicó en desborre (Febrero), dado que el año anterior se constataron daños moderados en yemas por el ataque de Anarsia lineatella. Con esta aplicación también se protegerían los brotes, que de forma inminente iban a salir. La materia activa escogida fue el piretroide lamdba cihalotrin, aplicado en pulverización y se repetiría a las dos semanas en caso de necesidad, que no fue así.

El primer día de marzo se instalaron las trampas Funnel (polilleros) cebadas con la feromona específica para anarsia, así como para Cydia molesta (polilla oriental). Empleamos 2 trampas por hectárea para cada especie.

No fue necesario aplicar tratamiento alguno durante marzo y abril  ya que en los muestreos semanales nunca se superó el 7% de brotes afectados (para anarsia y polilla oriental), umbral mínimo recomendado para decantarse por una aplicación fitosanitaria, ni tampoco colonias importantes de pulgón (quizás por el efecto del tratamiento aplicado en desborre, por la bajada de temperatura a finales de febrero,..).

A mediados de mayo comenzó a registrarse un aumento de las capturas de anarsia, llegando hasta 6 adultos por trampa y semana, y sabiendo que el umbral de tratamiento es de 7 (a veces menos), activamos la alarma. Teniendo en cuenta que las capturas de polilla oriental eran nulas, en lugar de comenzar en este momento con los tratamientos (es el mismo para ambas especies), nos decantamos por el trampeo masivo contra anarsia, instalando un total de 200 trampas en la finca. La dosis recomendada es de 10 trampas/ ha (150 en total), más otras 50 trampas que empleamos en reforzar el perímetro de la parcela, ya que hay anejas pequeñas fincas de frutales que suelen tener las mismas plagas.

Paralelamente, se instalarón los mosqueros con el atrayente para mosca de la fruta (Ceratitis capitata) a una dosis de 75 trampas por hectárea de forma similar, y sobre la parte más soleada del árbol, la cara sur.

Un factor que pasa muchas veces desapercibido es que en zonas de viento moderado como la nuestra, si la trampa está sujeta a la rama por un hilo, esta no deja de tambalearse y se reducen ostensiblemente las capturas. Las trampas que empleamos en esa finca, que son las que vendemos en la tienda online, vienen con un soporte metálico y reducen este problema (no es por hacer publicidad).

Las trampas de anarsia controlaron bien la población, y en julio, las orugas de segunda generación eran muy escasas y no causaron daños significativos. Las capturas de polilla oriental seguían siendo prácticamente nulas, por lo que seguramente esta plaga no iba a ser la que nos arruinase la cosecha este año. En el mismo periodo, los mosqueros también se encuentran funcionando contra la 3ª-4ª generación de mosca de la fruta, manteniéndose las poblaciones en umbrales tolerables. El piojo de San José (Quadraspidiotus perniciosus), ya en su segunda generación, también se mantuvo muy por debajo del umbral del 2% de árboles afectados.

A falta de 5 semanas para la recolección, entramos en un periodo crítico, se extreman las precauciones, revisando muy bien los frutos y conociendo perfectamente las características de cada insecto; anarsia puede pasar desapercibida al penetrar por el pedúnculo del fruto, la hembra de Ceratitis realiza una minúscula picadura para insertar los huevos, las orugas de polilla oriental se diferencian fácilmente de las de anarsia,…

A falta de 4 semanas se observa algún fruto afectado por anarsia, en torno al 1%, y muy poca polilla oriental en trampas, de manera que volvemos a activar la alarma y damos un tratamiento. En ésta caso escogemos el piretroide lambda cihalotrin, con plazo de seguridad muy corto, de manera que podríamos repetir la aplicación si fuese necesario hasta fechas próximas  a la recolección. Este tratamiento también protege la fruta de la picadura de mosca.

A falta de 3 semanas no tenemos anarsia, no tenemos cydia ni piojo de San José y tenemos algo de mosca, por lo que teniendo en cuenta que el nivel de plaga es bajo y que tenemos la ayuda de las trampas, consideramos suficiente dar un pase con azadiractin (producto ecológico sin plazo de seguridad), que nos continuaría protegiendo la fruta de los individuos que pudieran quedar, especialmente de mosca.

 A falta de 2 semanas repetimos tratamiento.

A falta de 1 semana repetimos tratamiento.

 
 
Llevando a cabo el control fitosanitario desde la perspectiva de la producción integrada, con los productos más adecuados para cada situación y en su momento, ha sido posible cosechar una fruta de calidad extra. En resumen, el control de plagas ha sido el siguiente:

 

– Una sola aplicación en vegetación con producto de síntesis (lambda cihalotrin)

– Cuatro aplicaciones de azadiractin

– Pulverización en desborre (lambda cihalotrin)

– Tratamiento de invierno

– Trampas de feromona

Artículos relacionados:

Compartir es agradecer: